Entradas

LOS BENEFICIOS DE LA TECNOLOGÍA “FINTECH” PARA TU EMPRESA

,

Cada vez son más las empresas que ofrecen servicios novedosos y atractivos basados en las nuevas tecnologías para el sector financiero, las llamadas fintech. Este crecimiento se debe a los beneficios que supone para las empresas que deciden contratar esos servicios. Su uso supone muchas ventajas respecto a los servicios financieros tradicionales, sea cual sea el tipo de empresa que los utilice.

 

LOS BENEFICIOS DE LA TECNOLOGÍA “FINTECH” PARA TU EMPRESA

1. Qué es Fintech

El término Fintech es un neologismo que viene de la contracción de las palabras inglesas finance y technology. En un principio, hace referencia a las startups tecnológicas que aprovechan las tecnologías más modernas para crear servicios financieros digitales innovadores. Por extensión, el término Fintech también se aplica para describir estos servicios financieros.

El Fintech supone una revolución de la experiencia del cliente, en algunos casos creando servicios totalmente nuevos y en otros mejorando o disrupcionando los ya existentes. Los servicios Fintech se dirigen a los clientes finales, ya sean particulares, profesionales o empresas, sin intermediarios.

2. Ventajas del Fintech

En función del tipo de producto tecnológico financiero que se utilice en una empresa, los beneficios pueden ser unos u otros. Pero, por lo general, podemos definir varias ventajas que suelen repetirse en todos los ámbitos relacionados con la tecnología financiera:

  • Ahorro: las gestiones más rápidas y automatizadas mejoran la eficiencia empresarial. Una eficiencia que se traduce, concretamente en el caso de las finanzas, en ahorro económico. Pero no debemos perder de vista también el ahorro de tiempo en una era donde más que nunca es oro.
  • Flexibilidad: un concepto aplicable al 100% al Fintech. Este tipo de tecnología construye nuevos flujos de trabajo más ágiles. Por tanto, te permiten guardar datos, hacer operaciones a través de una financiación alternativa y mucho más; dónde y cuándo quieras.
  • Transparencia: a través de esta tecnología aplicada a las finanzas la empresa puede gestionar de una manera transparente y rápida. De este modo, Fintech se convierte en sinónimo de transparencia empresarial.
  • Eficiencia: la tecnología financiera es y nos hace más eficientes. La automización supone una gran especialización ya que ofrece servicios muy concretos. Así, su alto grado repercute en un gran nivel de la eficiencia y de la calidad de los servicios, además de una respuesta rápida y ágil.Según un estudio que vemos recogido en el “I Informe Fintech Captio & ASSET: las empresas españolas como usuarias de fintech”, de los los motivos por los que las empresas de nuestro país invierten en soluciones fintech destacan la eficiencia y la mejor gestión del tiempo. Así, pues, para los profesionales de las finanzas, la principal ventaja de la utilización de la tecnología sobre las finanzas es, para un 54,6 %, lograr unos procesos o unas gestiones más eficientes para su empresa. El ahorro de tiempo (50,9 %) y la inmediatez (41,7 %) son algunos de los motivos más habituales.
  • Análisis: el uso de este tipo de tecnología mejora el análisis de procesos, con información y datos más detallados. En general, pues, se pueden conseguir ventajas competitivas importantes respecto a competidores que no utilizan este tipo de servicios o plataformas.
  • Mejor internacionalidad:  A menudo, la rigidez del sector financiero tradicional dificulta o ralentiza las gestiones entre diferentes países. El mundo empresarial en general, y el español en concreto, es mucho más global de lo que algunas de estas empresas tradicionales está preparada para gestionar. Las  empresas emergentes relacionadas con la tecnología financiera, a pesar de tratarse de empresas relativamente pequeñas y jóvenes, suelen estar mucho más preparadas en este sentido. Estas entienden bien las necesidades relacionadas con la internacionalización de las empresas y ofrecen más flexibilidad y mejores soluciones relacionadas.

El sector fintech (finance + technologyestá en auge. Cada vez son más las empresas en todo el mundo que optan por utilizar estos productos y servicios.

¿Conocen las empresas españolas el término fintech? ¿Se están adaptando a este nuevo paradigma de las finanzas? ¿Qué ventajas les aporta?

En este informe gratuito te desvelamos el panorama actual de las empresas españolas como demandantes y usuarias de fintech.

Este informe se ha realizado con la colaboración de: 

3. Infografía: Pasado vs futuro de las finanzas empresariales

El sector financiero está viviendo un auténtico cambio de paradigma con la aparición de nuevas soluciones basadas en los avances tecnológicos.

4. Regulación

Con el objetivo de dinamizar el sector, el Parlamento Europeo aprobó en 2015 la directiva DSP2 de pagos, cuyos efectos ya se notan en España y gracias a la cual es posible pagar entradas a conciertos y eventos en la factura del móvil.

Además de la legislación europea, la española también avanza hacia una nueva regulación del sector fintech, aunque a marchas forzadas. En mayo de 2017 finalizó el periodo de consultas públicas de la futura ley de servicios de pago y para la que las empresas piden una flexibilidad mucho mayor, similar a la de los países anglosajones. De hecho, el sistema preferido por los expertos es el británico, que ha desarrollado un sistema de pruebas o sandbox en el cual las empresas pueden testar sus modelos de negocios innovadores sin estar sujetas a las medidas de control habituales.

No obstante, el sandbox no estaría completamente desregulado, ya que es necesario establecer ciertos niveles de seguridad y criterios de solvencia que eviten fraudes y generen desconfianza en el sector. Por estos motivos, la nueva ley debería fijar unos baremos para la selección de las startups capaces de operar en el sandbox, además del periodo temporal en el que las empresas fintech puedan disfrutar de este ámbito especial, así como las obligaciones a las que estarían sujetas.

QUÉ ES FINTECH Y CÓMO MEJORA EL SECTOR DEL MUNDO FINANCIERO

,

QUÉ ES FINTECH Y CÓMO MEJORA EL SECTOR DEL MUNDO FINANCIERO

Las fintech duplican su presencia en el mundo financiero

Las empresas de Las empresas de tecnologías financieras proporcionan condiciones ventajosas, pero según los expertos también encierran ciertos riesgos

Hace setenta años, ni siquiera teníamos tarjetas de crédito en nuestra cartera. Desde entonces, la irrupción de la tecnología ha ido transformado el sector financiero tradicional de una forma inimaginable hace solo unas décadas. Sin embargo, hasta principios del siglo XXI la mayoría de las innovaciones estaban relacionadas con los cambios de método o de comportamiento de los bancos y los clientes. Pero con la irrupción de nuevos actores con estrategias de negocio rupturistas, ha llegado un cambio de escenario en el sofisticado mercado de las finanzas.

fintech

fintech  Foto: Austin Distel / Unsplash

Esos nuevos actores son las empresas de tecnologías financieras o fintech, «empresas de base tecnológica, a menudo concebidas como empresas emergentes (start-ups), que ofrecen productos financieros totalmente en línea con tecnologías rupturistas, estructuras más flexibles y metodologías mucho más ágiles», explica Àngels Fitó Bertran, profesora de los Estudios de Economía y Empresa de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) y vicerrectora de Competitividad y Empleabilidad de dicha universidad. Como explica Fitó, entre las particularidades de estas empresas destaca su enfoque centrado en las necesidades y preferencias del consumidor y basado en un modelo sin intermediarios, que, por un lado, democratiza el acceso al mundo financiero y, por el otro, reduce el coste de la prestación del servicio gracias a sistemas mucho más eficientes. Atraídos por esas características, millones de usuarios ahora forman parte de su clientela. Según un estudio de CB Insights, en 2018 se invirtieron en el sector de las empresas de tecnologías financieras 39.000 millones de dólares, una cifra que dobla la de 2017 y es cinco veces superior a la de hace cuatro años. En cuanto a España, el volumen de este tipo de empresas creció el 60 % en 2018 de acuerdo con el último estudio publicado por el observatorio sectorial DBK de Informa.

Con respecto a lo que ofrecen, su catálogo de servicios es muy amplio y además no deja de crecer. Las dos actividades principales son la financiación colectiva de préstamo (crowdlending) y el micromecenazgo (crowdfunding) o financiación colectiva de inversión o de préstamo vinculado al éxito del proyecto, «que está desbancando al negocio del capital de riesgo clásico», señala la vicerrectora de Competitividad y Empleabilidad de la UOC. «Pero estas son solo dos de las principales fórmulas que se han desarrollado. Hay muchas más: depósitos de cuentas en PayPalcriptomonedas como el bitcóin o servicios financieros como los que ofrecen gigantes tecnológicos como Facebook, Amazon, Google y Apple», explica Fitó, añadiendo que estas últimas son algunas de las nuevas fórmulas de consumo financiero que se prevé que se impondrán en el futuro.

Peligros y riesgos de la empresa de tecnologías financieras

Además de la flexibilidad y agilidad con las que operan las empresas de tecnologías financieras o fintech, hay otros reclamos que hacen de ellas un sector tentador para el inversor. Como explica Elisabet Ruiz Dotras, profesora de los Estudios de Economía y Empresa en la UOC y experta en educación financiera, el principal atractivo es que es posible optar a rendimientos mucho más elevados que los que podría proporcionar el banco. «Puedes conseguir un rendimiento de entre el 7 y el 10 %, e incluso más, aunque evidentemente con más riesgo», señala. «Con un euríbor negativo, los bancos nos van a dar muy poco por una inversión de 500 euros a muy corto plazo. En cambio, en las empresas de tecnologías financieras puedes invertir esa cantidad y, en menos de un año, por ejemplo, obtener un interés elevado», explica.

¿Por qué, entonces, estas empresas no cuentan aún con más inversores? La respuesta de los expertos es que existe una letra pequeña: advierten que hay que interpretar bien la información que proporcionan estas empresas y tener conocimientos financieros para poder saber qué riesgos se corren. «Sin una buena formación financiera, las empresas de tecnologías financieras pueden ser peligrosas, porque no sabes cómo hacer una correcta valoración o si la información que proporciona la empresa que solicita los fondos es verídica; tampoco tienes seguridad con respecto a la empresa tecnológica ni sabes cómo valora el riesgo de las inversiones», señala Ruiz Dotras. «Pongamos el ejemplo de una empresa de tecnologías financieras de micromecenazgo (crowdfunding) o de financiación colectiva de préstamo (crowdlending). Si no tienes conocimientos financieros, no sabes cómo valorarla, si vas a perder o no tu dinero o qué opción es la mejor para cada uno. Una de las cosas en las que debemos fijarnos es si la empresa está registrada o no en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Puede haber empresas dedicadas a esto que no estén registradas, por lo que no pueden garantizar seguridad. Y es que estas empresas de financiación e inversión colaborativa no se rigen por las mismas normas y regulación que tienen los bancos. Es donde está la gran diferencia», explica, añadiendo que, al no haber una regulación ni intermediarios, estas empresas pueden eliminar muchas comisiones y pueden ofrecer mayores intereses, pero sin las mismas garantías.

En cuanto al tipo de empresa de tecnologías financieras que considera que tiene mayor riesgodestaca el de las monedas digitales o criptocurrencies. «No son monedas reguladas ni reconocidas, por lo que es como jugar en una apuesta, ya que no se pueden analizar sus movimientos y no están respaldadas por ningún gobierno. Se basan puramente en la especulación del mercado, probablemente movido por pocos inversores. Sin embargo, muchos usuarios se dejan llevar por comentarios que leen en internet, donde hay bastante información falsa sobre estas divisas digitales», advierte la profesora Elisabet Ruiz Dotras. «El riesgo por no tener conocimientos financieros es grande, y además quienes lo sufren no suelen ser conscientes de ello», concluye.

Reportaje: Bea González
Fuente: www.uoc.edu